Las falacias homofóbicas de la nueva derecha

Iván Carrino / Jueves 4 de junio de 2020 / 39 Comentarios

Hace un tiempo que escribo sobre algunos temas no estrictamente económicos. Ya lo había hecho con la adopción homoparental en un viejo blog que creé hace nada menos que 10 años.

Sin embargo, me motivó a retomar esos asuntos el ver a muchos liberales que quiero y estimo, atacar a un grupo de personas por creer que detrás del reclamo del respeto a su orientación sexual, había un “lobby marxista”.

En ese momento analicé críticamente uno de los nuevos pilares en que se basa dicha creencia (El Libro Negro de la Nueva Izquierda) y, desde entonces, cada tanto leo, escribo, y entro en debates en las redes por este tema.

En dichos debates he descubierto que los referentes o los seguidores de este movimiento suelen acudir a menudo a dos razonamientos falaces.

Las dos falacias a las que suele acudir la nueva derecha pueden denominarse:

      1. La falacia de “restituir lo que la naturaleza dió”,

      2. Y la falacia sobre “el fin de la especie”

El fin de la especie

Empecemos por el segundo que es menos relevante y, a la vez, más simpático. El argumento (ejemplo aquí) es que si no fuera por el sexo reproductivo, solo posible en parejas heterosexuales, la “especie humana” desaparecería. Se desprende de aquí la superioridad de la unión heterosexual por sobre la homosexual.

Este argumento es falso por dos motivos.

El primero es que no es cierto que solo el coito heterosexual pueda dar lugar a la gestación. La ciencia ha avanzado suficiente y hoy existen procesos de inseminación asistida. Así que hasta que no se acaben los espermas y los óvulos, (y las ganas de reproducirse de las personas), el fin del mundo no va a ocurrir.

El segundo es que, incluso asumiendo que si todos los seres del planeta deciden volverse homosexuales *y eso implicara* (que no lo hace) que no hay otras formas de reproducirse, ¿Por qué habríamos de preocuparnos?

Llegado el caso, respetaríamos las decisiones voluntarias de los individuos hasta el día en que el último de la tierra no esté más.

¡Y listo! Todo en paz y armonía, sin daño a nadie.

Restituir la naturaleza

La segunda falacia aparece en el debate por la adopción homoparental. Aquí se plantea que lo que debe privilegiarse cuando se da un niño en adopción es el interés del niño, y que ese interés implica darle lo que la naturaleza para él habría querido, que es un padre hombre y una mamá mujer (ejemplos aquíaquí, o aquí).

Esta visión acerca de qué querría la naturaleza para los niños es más religiosa que científica, en el sentido de que es un postulado no sostenido por argumentos y pruebas verificables.

Además, si un nene de 5 años al que se le mueren los padres es criado con la abuela, ¿eso va contra la naturaleza? ¿Si una chica de 3 años queda huérfana y pasa a ser criada por una tía soltera? ¿Si una pareja que por motivos económicos decide dar en adopción a su hijo a otra pareja está bien, pero si esa pareja es homosexual está mal?

¿Dónde está el límite de lo que “la naturaleza” desea para los niños y quién está en la posición de interpretar dicho deseo? El terreno es indudablemente resbaladizo.

Por otro lado, el artículo 21 de la Convención sobre los Derechos del Niño (adoptada en Argentina como Ley 23.849 en 1990) dice que “Los Estados Partes que reconocen o permiten el sistema de adopción  cuidarán de que el interés superior del niño sea la consideración primordial…”

En esta consideración podría ingresar el juicio de valor de quienes dicen que ese bienestar se garantiza con una familia heterosexual.

Pero ahí la pregunta es si ese es el parámetro a mirar. Y si se hace un análisis racional, científico, y no dogmático del asunto, surge que la respuesta es negativa. 

Es que para garantizar el bienestar del niño, lo que la evidencia sugiere es que el género y la orientación de los padres no es lo relevante. El bienestar presente y futuro de un menor por supuesto que depende en gran medida de cuestiones familiares. Pero esas cuestiones responden directamente a la contención emocional y económica, no a la orientación sexual.

Como publica el medio chileno El Quinto Poder, los estudios que evaluaron el impacto en el desarrollo psicosocial de los niños con padres gays o lesbianas concluyen que “los recursos socioeconómicos y la fortaleza de las relaciones entre los miembros de la familia son variables más importantes que el género de los padres o su orientación sexual”. Esta frase está respaldada por numerosos estudios empíricos (aquí, aquí, aquí, o aquí)

Para concluir, el argumento de la derecha es falaz. Ni la Convención de los Derechos del Niño se refiere a una forma específica de familia, ni tampoco es relevante lo que ellos interpretan que es el “orden natural” para cuidar el interés superior del menor.

Así que para derechistas que quieren pasar por liberales, recuerdo: pedir que el estado restrinja la adopción gay no solo es un caso de estatismo, sino también uno de desigualdad ante la ley, basado para más inri en un dogma no respaldado por evidencia.

Sucribite ahora al Newsletter de Iván Carrino

Tené en tu email todos los contenidos y mejorá tus decisiones de inversión.

Comentarios

  1. Carlos Zambrano

    Jueves 4 de junio de 2020 a las 12:19 pm

    Carrino piensa como progresista en todo sentido. Es liberal en lo económico. Eso está claro. Más allá de ello le hace falta altura intelectual para desmontar el libro de Laje. Sería bueno que estudie un poco más y lo intente de nuevo.

    Responder
    • Santy

      Viernes 5 de junio de 2020 a las 12:56 pm

      Es increíble como hay personas que creen que el panfleto de Laje es muy profundo e imposible de refutar, cuando ya ha sido refutado por varias personas y dejando en evidencia lo pobre de contenido que es, ninguna figura intelectual respetable toma en serio a Laje ¿Porqué le gusta a tanta gente? Porque les da la sensación de respaldar con datos todos los prejuicios que los conservadores han tenido de antaño pero que como son sentimientos irracionales, no saben bien como verbalizar.

      Responder
    • Santy

      Viernes 5 de junio de 2020 a las 12:59 pm

      Precisamente si sabes aunque un poco de antropología, entiendes lo absurdo de los conceptos que manejan los conservadores como “familia natural” Así que me temo que la que carece de esos conocimientos eres tú dime de qué presumes y te diré de lo que careces.

      Responder
  2. Marcelo

    Jueves 4 de junio de 2020 a las 8:53 pm

    Ivan,
    si tu intención es escribir sobre temas que no son de tu especialidad económica, te sugiero que previamente te informes –aunque sea mínimamente–.

    Parece que lo de “dogma” que aludís al final será para vos una descalificación. Como no definís el término, no voy a comentarlo, aunque para algunas personas religiosas lo tuyo puede resultar poco respetuoso.

    Pero como hablas de evidencia, y tu intención es soslayar la importancia de un padre varón y una madre mujer para un niño, deberías al menos ponerte a leer y estudiar los trabajos filosóficos, psicológicos y demás al respecto que existen en sentido contrario a tu postura.
    Y se nota de sobra que no leíste nada, desde el momento que sólo citas como postura contraria a la tuya son 4 tweets !!!!…y el Libro Negro de la Nueva Izquierda, a los que calificas como argumentos de la “derecha”.

    De lo que he estudiado de autores liberales clásicos (argentinos como Alberdi, y extranjeros, agnósticos, religiosos o ateos) jamas he encontrado la reivindicación de adopciones homosexuales o repudios a nociones como la de padre varon y madre mujer para la crianza de un niño. Ni la utilización de palabrejas como “orientación sexual”, termino nuevo e innecesario para definir derechos individuales ya que la conducta sexual es ambito de la intimidad y privacidad, suficientemente resguardada en el art. 19 de la Constitución Argentina.

    Por eso, es muy injusto, y nada tiene de liberal, que califiques (o descalifiques) a quienes no comparten tus posturas en la materia como “derechistas que quieren pasar por liberales”.

    Saludos

    Responder
    • Iván Carrino

      Viernes 5 de junio de 2020 a las 10:02 am

      Hola Marcelo,

      Disculpame si en tu extenso comentario no logro encontrar un solo argumento en contra de lo que yo digo. Entiendo que decís que me falta lectura, etc… Pero no mucho más.

      Sobre la palabra dogma, también se usa para clasificarnos a los economistas austriacos, y creo haber dejado claro a qué me refería con “argumento religioso”, en lugar de científico. Ocurre que yo respeto todos los credos, pero una creencia no puede esgrimirse como argumento suficiente en un debate serio y racional. Por ejemplo: “Yo creo que la adopción gay es mala para el niño”. Está muy bien, es válido, pero hay que demostrar que así sea. ¿Se entiende?

      Y mi postura, basada en estudios empíricos, es que esa afirmación no se sostiene.

      No leo en tu comentario nada que vaya en contra en este sentido salvo que tengo que ponerme “a leer y estudiar los trabajos filosóficos, psicológicos y demás al respecto que existen en sentido contrario a tu postura.”

      Pasámelos entonces, como hice yo en el post.

      Por último, qué te parece a vos el Libro Negro? Qué te parecen los tuits? No son representativos de tu postura? Bueno pasame algo mejor entonces.

      Saludos.

      Responder
  3. Richard

    Jueves 4 de junio de 2020 a las 10:07 pm

    Que el liberalismo Argentino se dedique solo a la Economia seria fantastico, despues en otros campos hacen agua muchachos. Empiezan con estas boludeces, despues ceden con el aborto y ceden con la ESI, y cuando te queres acordar los zurdos estan formando a tus hijos con todo el pack marxista tanto en Economía como en lo social.

    Responder
    • Iván Carrino

      Viernes 5 de junio de 2020 a las 9:56 am

      Hola Richard, ¿tenés algún comentario sobre el artículo? Digo, porque se plantea un tema y lo único que hacés es decir que ese tema mejor no tocarlo porque es zurdo, o algo así. Debatir el argumento, mejor no, ¿no?

      Responder
    • Santy

      Viernes 5 de junio de 2020 a las 1:04 pm

      Los países más liberales del mundo también son los países donde el aborto es legal y sin restricciones, y las figuras libertarias más importantes como Ayn Rand y Rothbart defendían el derecho al aborto. Tú lo que deseas es una dictadura conservadora basada en tu moral católica.

      Responder
  4. Julián Zaparart

    Jueves 4 de junio de 2020 a las 11:30 pm

    El problema es que mientras esas personas son criticas y determinan “que es lo mejor para el niño” el niño muere, el niño espera en un orfanato, el niño esta en un hogar insano en donde es abusado, o puesto a trabajar, el niño se desnutre, el niño no recibe amor, no recibe comprension, no recibe salud, educacion… Ya de por si la ley de adopcion en argentina es tremendamente mala y lenta, imaginen para una pareja que espera ” y encima ” es homosexual… Debe modificarse la ley completa ya! ser mas agil, dinamica y evaluar de forma precisa a los candidatos a adoptantes para que sea prioridad que el niño este pronto en una familia que le de amor y contencion

    Responder
  5. marco b

    Viernes 5 de junio de 2020 a las 1:30 am

    sic: ¡Y listo! Todo en paz y armonía, sin daño a nadie. MENTIRA:
    1- No hay paz, si el lobby gay financia campañas y compra politicos, para que el Estado (si o si se implementa a traves del Estado, si o si es en base a estatismo), IMPONGA en detrimento de las libertades individuales, vulnerando la C.N. normativas de caracter totalitario a todos sus ciudadanos, disfrazado por supuesto con eufemismos empaticos. Ejemplo: buscan imponer la ESI a traves del estado en TODAS… si..TOOODAS, las escuelas OBLIGATORIAMENTE, cuando si por ejemplo fuese algo que el ser humano como entidad social lo necesitase o fuese de caracter natural se impondria por si solo, SIN EMPUJAR A TODOS con el duro brazo de la ley, lo bueno NO SE IMPONE.
    la 2 sobre ‘sin daño a nadie’ la respondo a pedido….
    Agarras a ese lobby gay le decis creensen 20 escuelas 1 en cada provincia subencionadas por el estado y pongan drag queen a leer cuentos en jardines de infantes, resultado: NO VA NADIE, ya lo probaron pues la norma de la ESi fue sancionada en 2006 y al no ser obligatoria a la sociedad eligiendo libremente, literalmente le importa un bledo, y no solo eso, sino que esta en contra de la ‘ideologia de genero’, camuflada bajo el simpatico nombre ESI. la 2

    Responder
    • Luc

      Viernes 5 de junio de 2020 a las 5:11 pm

      Señor Marco, el tabú planteado alrededor de la ESI del 2006 (que fue acordada por médicos, padres, líderes religiosos y científicos) fue el causante de que los embarazos adolescentes no disminuyan. Quizás usted vive en una burbuja y no sabe que hay una alta proporción de padres que no hablan con sus hijos de cuidados sexuales por “vergüenza”. No tienen derecho esos niños a saber cómo protegerse, qué prevenir y dónde denunciar un abuso? Quizás a gran parte de la sociedad no le interesa que su hijo sepa sumar o escribir correctamente, eso no implica que esa información no sea esencial para el niño. Con la prevención e instrucción pasa lo mismo

      Responder
  6. marco b

    Viernes 5 de junio de 2020 a las 1:55 am

    Estas mal: sobre la adopcion homosexual: a usted que tanto le gusta lo cientifico y racional, el que dice racional entonces tambien esta alineado con la logica, con lo cual acepta la libertad, siempre asumiendo que la libertad conlleva una ‘responsabilidad’ (minimamente no hacer a un tercero lo que no nos gustaria que nos hagan o mis derechos terminan donde empiezan los del otro); y en contraposicion podemos decir que libertinaje es abuso de libertad ya que no se limita el accionar ni por propia voluntad, menos por terceros.
    Entonces decimos que hacer ejercicio de la libertad es hacernos cargo de NUESTRAS DECISIONES.
    Logica 1: nadie le prohibe ser homosexual
    logica 2: con base CIENTIFICA los homosexuales no se reproducen
    logica 3: si el homosexual elige libremente su condicion, SABIENDO que no hay reproduccion posible en tal pareja (ya que todo se trata de la pareja gay), entonces ASUME LAS CONSECUENCIAS, dictadas por su libre eleccion, por la razon, por la logica y la ciencia, DE NO TENER HIJOS, porque justamente es la consecuencia de la libre eleccion.
    observaciones: SI NO ACEPTA el hecho de no poder tener hijos (la consecuencia) entonces lo que motiva el deseo de tener hijos es LIBERTINAJE (querer todo, sin resignar nada, aun en perjuicio de terceros), esto sumando a muchos mas argumentos, logicos, racionales, filosoficos que se pueden agregar si logras superar este primer argumento (sin caer en sentimentalismos y sin perder la dignidad), si empezamos a plantear como el deseo de un hijo en la pareja homosexual no es mas que tratar a los menores como un objeto de consumo para satisfaccion de anhelos personales, por supuesto egoistas y libertinos.

    Responder
    • Iván Carrino

      Viernes 5 de junio de 2020 a las 10:07 am

      Voy a ser breve porque tu vómito literario no merece mucha reflexión. Así que un homosexual debe asumir las consecuencias de “no adoptar” porque eligió ser homosexual. Mirá vos: ¿Y una mujer estéril? ¿Una pareja que no puede tener hijos por “x” motivo? ¿Una pareja que en lugar de procrear decide adoptar aún pudiendo tener hijos por “vía natural”? ¿No debe asumir las consecuencias de elegir no procrear?

      Tus argumentos son poco serios y flojos. Saludos.

      Responder
      • marco b

        Viernes 5 de junio de 2020 a las 5:45 pm

        Cobardemente el homosexual se esconde detras de una mujer esteril, aun no superaste el argumento. Una eleccion libre significa asumir las consecuencias. A ver? ¿puede el homosexual defender su argumento sin recurrir a la sentimentalismo de una mujer esteril? dale, demostralo, deja el insulto de lado. Para safar de esto hiciste dos cosas, insultar y usar la falacia sensiblera de la mujer esteril. Solo eso? pfffff.

        Responder
  7. Lucas

    Viernes 5 de junio de 2020 a las 5:27 pm

    Ya que ahora a Ivan le gusta tanto escribir y dar conferencias sobre temas “no estrictamente económicos” estaría bueno que se anime a un debate contra Laje. Seria algo muy interesante para ver.

    Responder
      • Lucas

        Domingo 28 de junio de 2020 a las 11:28 pm

        Dale voy a tratar. Espero que te animes a refutarle algo por que la vez que lo tuviste en frente no lo hiciste. Nose si fue por que no te animaste o por que coincidías, ya que recuerdo que en un tweet tuyo de aquella época decías que la sección de su autoría te parecía muy buena.

        Responder
      • Lucas

        Martes 30 de junio de 2020 a las 7:43 pm

        No fue con mala leche el comentario, solo señalé que la vez que lo tuviste en frente no refutaste sus ideas con la misma vehemencia con la que lo venís haciendo desde hace bastante tiempo en cuánta conferencia o articulo escribis relacionado a Laje y su libro.
        En cuanto al artículo que pones en el link de “las falacias de la nueva derecha” lo conozco bien por que en su momento lo leí y dejé un comentario.

        Responder
  8. Martin

    Viernes 5 de junio de 2020 a las 7:45 pm

    Lo único que queda claro es que la mayoría de los “liberales” argentinos son conservadores católicos que se sienten amenazados por el conservadurismo católico peronista.

    Con esta pandemia quedó claro que además jamás les importó ninguna de las libertades consagradas en la Constitución Nacional y en todos los acuerdos de derechos internacionales.

    Responder
  9. Andres

    Sábado 6 de junio de 2020 a las 4:29 pm

    Te compadezco por elegir todos los días defender las ideas de la libertad mientras tenes que fumarte a gente con tanto odio irracional y personal que encima intentan disfrazar con teoría. Banco muchísimo tu decisión de hablar y defender públicamente este tipo de causas. Saludos

    Responder
    • Iván Carrino

      Sábado 20 de junio de 2020 a las 10:54 am

      Gracias Gabriel por tu incansable esfuerzo por hacer que la mirada religiosa dialogue pacífica y respetuosamente con otras no religiosas. Me quedo con este fragmento, porque lo que se ve a menudo es este desprecio del que piensa diferente, o esta liviana mirada de “lo natural” como si fuera inapelable:

      “Puede dialogar, predicar, explicar, y en todo ello mostrar “lo natural de la ley natural” pero eso lo hará en un diálogo razón-fe, ofreciendo lo mejor de esa razón, dialogada con la fe, a todos. Pero cuando todos, o muchos, no se convenzan con ella, inútil es que el católico vocifere una ley natural como si el no creyente tuviera que verla claramente so pena de ser acusado de infradotado.”

      Lo que sigue es igual de importante, y quiero saber si estás de acuerdo con la interpretación que hago: dado que hay libertad religiosa, la visión, digamos, católica de “lo natural” puede no ser la misma que la visión de un no católico, pero los primeros no deberían tomar eso como una ofensa a su fe. Y los segundos: ¿podemos decir que esa es una “visión religiosa de lo natural no del todo relevante para asuntos jurídicos o de convivencia civil”?

      Sobre lo último que explicás, un matiz:

      “El emperador, ahora, tiene otro nombre. Se llama feminismo radical, lobby LGTB, etc. De vuelta, sólo reclamaremos libertad religiosa, para vivir y decir “en el principio no era así””

      Los LGTB también podrían decir que el emperador se llama heteropatriarcado y que ellos solo quieren libertad religiosa para vivir y decir “esto fuera de vuestras convicciones religiosas, no es así”.

      Abrazo!!

      Responder
      • Gabriel Zanotti

        Sábado 20 de junio de 2020 a las 1:00 pm

        Bueno, el problema es que algunos católicos han sido “emperadores” primero, y ahora, como una cuasi venganza, los del lobby LGBT. Mi permanente propuesta a ambos grupos es que ambos sean liberales y convivan en una sociedad libre. Con respecto a la relevancia de una ley natural que ha sido vista desde la fe, en el debate público el creyente debe buscar con el no creyente lo que sea “relevante para ambos”, sin que ello implique NO reconocer su propia fe. O sea, el modelo de debate en ese caso sería “claro que lo que digo está influenciado por mi fe pero creo que vos podrías coincidir en que….”. Un abrazo!

        Responder
      • Alejandro

        Sábado 20 de junio de 2020 a las 5:57 pm

        Me gusta esa “propuesta a ambos grupos es que ambos sean liberales y convivan en una sociedad libre”. Ahora, me cabe preguntarte:

        1. ¿hay dos grupos? ¿los que adhieren a la tradición judeocristiana por un lado y el “lobby LGTB” por el otro? ¿Se puede ser gay o lesbiana, no querer más que los mismos derechos que las personas heterosexuales y NO ser parte del llamado lobby o el querer los mismos derechos los hace NECESARIAMENTE del “lobby”? Por otro lado, se puede ser heterosexual (como yo) y querer igualdad de derechos en materia de matrimonio y adopción y NO ser parte del lobby o el querer eso me vuelve parte del lobby?

        2. Desde un punto de vista liberal la libertad sexual es más importante que la moral sexual siempre que no se dañen derechos de terceros. O estoy equivocado? ¿Cómo es que el reclamo por matrimonio o adopción por parte de homosexuales vulnera derechos de un matrimonio heterosexual? ¿Por qué un formato de familia estaría en riesgo por la existencia de otros? ¿Que haya cooperativas pone en riesgo a las SRL? ¿El leasing va en contra de la compraventa? ¿Qué habría en nuevos formatos de matrimonio y familia que impediría a una pareja heterosexual de llevar adelante su formato deseado de familia?

        3. ¿Cuál es tu opinión respecto de las leyes de represión sexual de Rusia, donde la sexualidad es algo permitido en público siempre que no se trate de homosexuales, que no pueden besarse ni abrazarse públicamente? ¿Es o no es una visión antiliberal aquella?

        Saludos!

        Responder
  10. Fernando

    Miércoles 10 de junio de 2020 a las 4:07 pm

    Iván, parece que se te pegaron muchos chupasirios en los comentarios, jajaja. Estoy muy de acuerdo con tu artículo, veo que usás correctamente el método científico que también estudié cuando fui a la facultad a estudiar ing de sistemas. Me parece super interesante que hables de otros temas además de economía, eso indica que no sos un ratón de laboratorio sino que estás cultivado en varios aspectos. También me interesa que se hable de estos temas porque me gustan las ideas liberales y además soy gay, y quiero saber como se complementan los dos aspectos. Varios artículos que leí liberales los veo marcados hacia la derecha / conservador / facho y mucho no me convence, y la verdad que yo no soy así, tampoco soy de izquierda / comunista. Además tampoco voy a las marcha lgtb pero estoy de acuerdo en que haya igualdad entre todos los humanos. Creo que el principal objetivo que buscamos todos es que el niño pueda ser criado en un ambiente en el que pueda desarrollarse y prepararse para cuando sea adulto, ya sea por padres heteros, homos, abuelos, tutores, madres solteras, padres solteros, y hasta sea criado por 3 o más personas a la vez, por qué no. Espero que me puedas leer. Abrazo!!!

    Responder
    • Iván Carrino

      Sábado 20 de junio de 2020 a las 10:20 am

      Gracias Fernando. Una de mis motivaciones para empezar estos temas fue ver muchos chicos y chicas gay en charlas y eventos liberales y luego ver que desde ciertas posiciones liberales, en realidad, derecha no liberal, se los maltrataba me pareció un despropósito injusto. Abrazo!

      Responder
Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Compartido