La igualdad del socialismo y la igualdad del capitalismo

Iván Carrino / Martes 25 de julio de 2017 / Dejá un Comentario

Igualdad ante la ley y en el consumo, pilares y frutos del sistema capitalista.

Un liberal y un socialista van caminando juntos por la calle. A pesar de sus diferencias, son grandes amigos y se conocen de toda la vida. A poco de andar, ven la imagen siguiente.

Una persona tirada sobre unos colchones y mantas en una esquina. De la mano, una correa que sostiene un perro víctima de incontables pulgas y garrapatas. Bien cerca del mendigo, un  vino de mala calidad. Éste, junto al frío y la violencia, son amenazas para la salud del indigente.

A metros de él, sobre la calle, una camioneta 4×4 recién salida del concesionario. El vehículo transporta a un importante empresario y a sus dos hijos, ambos estudiantes de la mejor universidad de los Estados Unidos.

Al ver la situación, el amigo socialista no hizo más que reflexionar sobre la injusta situación de desigualdad que vive el mundo. A solo metros de distancia conviven la extrema pobreza con la más contundente muestra de bienestar económico y opulencia. La 4×4 y el indigente son el fiel reflejo del capitalismo, donde unos pocos tienen todo, mientras son muchos los que no tienen casi nada.

El liberal reaccionó de manera diferente. Sin dejar de estar apesadumbrado por la delicada situación del indigente, destacó que, a su criterio, lo importante no era la desigualdad entre unos y otros, sino simplemente que su vecino no tenga una buena alimentación y un techo digno.

En general, estas dos posturas suelen enfrentarse en el debate público. El foco del socialista es la igualación de pobres y ricos; el del liberal, la superación de la pobreza.

Esto hace que muchos sostengan que a los socialistas les interesa la desigualdad mientras que los liberales no prestamos atención a ella.

Esta concepción, sin embargo, no puede estar más alejada de la realidad. Es que tanto liberales como socialistas están preocupados por la igualdad entre las personas; pero ambos tienen concepciones radicalmente distintas sobre qué es la igualdad y cómo obtenerla.

El ejemplo de la herencia

El socialista sostiene que las personas deben tener “igualdad de oportunidades” y que para eso los gobiernos deben corarles impuestos a los ricos y redistribuir el ingreso.

Si una persona hereda una fortuna de su padre, eso violaría la “igualdad de oportunidades”, porque dicho heredero parte de una situación mejor que la de otro individuo que no tuvo la suerte de tener un padre rico.

Castigar la suerte del heredero cobrándole un impuesto a sucesiones, entonces, es visto como una buena manera de solucionar esta desigualdad.

El liberal ve las cosas distintas. En el sistema capitalista lo importante es que exista la libertad y se defienda la propiedad privada. Así, el rol del estado es mantener una igualdad ante la ley, en donde nadie pueda violentar la libertad de un tercero.

En este contexto, que Juan sea más rico que Pedro de ninguna manera viola la libertad o propiedad de Pedro; y tampoco la “igualdad de oportunidades”. Es que Pedro no está impedido de perseguir sus objetivos, incluso cuando lo hiciera con menos recursos.

Igualdad ante la ley, no mediante ella

Como se ve en el cuadro resumen de aquí abajo, en la concepción liberal la igualdad es un pilar fundamental, pero consiste en que todos seamos iguales ante la ley (no mediante ella, como diría Benegas Lynch (h)).

igualdad

Esa igualdad ante la ley termina dando como resultado una distribución justa de la riqueza. En definitiva, si nadie, para conseguir su patrimonio actual, perjudicó a un tercero, tiene todo derecho de tener lo que tiene.

Distinto sería si el sujeto es rico gracias a que robó u obtuvo un privilegio estatal. Pero si así fuera, ya no estaríamos hablando de liberalismo o capitalismo, sino de estafas, crímenes o socialismo.

Como se observa, incluso cuando la distribución del ingreso pueda ser desigual bajo el sistema capitalista, eso no quiere decir que ésta sea injusta. Si quien está por arriba en la pirámide de ingresos, no cometió ningún ilícito, ¿entonces quién es el estado para asaltarlo por ello? ¿A título de qué?

La igualdad socialista plantea un sistema de premios y castigos patas para arriba. Si usted es exitoso económicamente, entonces ahí estará el estado para cobrarle impuestos “progresivos”. Si más gana, proporcionalmente pagará más. Si menos gana, entonces no solo pagará menos, sino que eventualmente cobrará uno, dos o más subsidios y asistencia pública.

Obviamente que estas dos concepciones sobre la igualdad tendrán consecuencias diferentes. En el sistema capitalista, la igualdad ante la ley, sumada a la defensa del derecho de propiedad y generan incentivos para que los empresarios y trabajadores se lancen a producir. Así, la economía crece más y hay más riqueza para todos.

Igualdad en el consumo

Curiosamente, este mayor crecimiento proporciona una mayor igualdad, que no es de ingresos monetarios, pero sí de consumo.

Siglos atrás, sólo algunos acomodados podían viajar por el mundo. Hoy en día, no hace falta ser rico para tomarse una avión (mucho menos con la irrupción de las “low cost”). Hace unas décadas nomás, pocos podían tener un teléfono móvil o conexión a internet. No obstante, hoy son bienes de uso generalizado entre la población, sin distinción entre pobres y ricos.

Paradójicamente, en el consumo y gracias al capitalismo, cada vez somos más iguales.

La igualdad del socialismo subvierte este sistema. Al castigar a los exitosos, se reducen los incentivos a prosperar y el crecimiento económico. A corto plazo, puede haber mayor igualdad en la riqueza; pero a la larga nos igualamos en la pobreza.

Recuperar las banderas

Tradicionalmente se cree que la bandera de la igualdad es exclusiva de la izquierda. Esto no es cierto. La igualdad es, en realidad, uno de los pilares del liberalismo, solo que desde una perspectiva diferente.

La igualdad del liberalismo es ante la ley y promueve el progreso económico. La del socialismo es mediante el sistema tributario y castiga al exitoso, condenando a todos a un menor nivel de vida.

Publicado originalmente en PanAm Post.

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Dejá tu mail para suscribirte: