Bajar impuestos funciona

Iván Carrino / Jueves 10 de agosto de 2017 / 2 Comentarios

En el país donde nos matan a impuestos, algunas reducciones puntuales ya mostraron sus beneficios.

Es una linda tarde en el cielo. En una esquina Juan Bautista Alberdi espera a su amigo y mentor, Adam Smith. El viejo Adam lleva bien sus 294 años, pero camina lento y se lo ve muy canoso. Juan luce jovial, aunque tampoco oculta sus 207 de edad.

Se saludan con un gran abrazo y comienzan a caminar. Al dar vuelta por uno de los pasajes escondidos de la ciudad, ven a dos viejos conocidos, Carlos Marx y Arturo Jauretche, quienes comienzan a cuchichear entre sí.

“Seguro hablan mal de nosotros”, piensa Adam. Los ignoran y siguen su rumbo. Conversan sobre el progreso y el devenir de la humanidad. Smith afirma:

Poco más se necesita, para llevar a una nación desde la peor de las barbaries hasta su máximo grado de opulencia que paz, bajos impuestos, y una tolerable administración de justicia.

“¡Claro que sí, querido Adam!, yo siempre digo lo mismo”, respondió Alberdi, quien prosiguió:

La riqueza es obra del hombre, impuesta por el instinto de su conservación y mejora, y obtenida por las facultades de que se halla dotado para llenar su destino en el mundo.

En este sentido, ¿qué exige la riqueza de parte de la ley para producirse y crearse? Lo que Diógenes exigía de Alejandro; que no le haga sombra. Asegurar una entera libertad al uso de sus facultades productivas.

Siguiendo a estas dos mentes maestras de la economía y el liberalismo, parece una buena idea de política económica la de bajar impuestos para que la actividad privada florezca. Una menor carga tributaria equivale a un menor costo de producción y mayor rentabilidad. Finalmente, eso redunda en más incentivos para invertir, trabajar y crear riqueza.

En Argentina, el presidente Macri parece estar convencido de ello. Al menos en la retórica. Tal vez esto se deba a que nos encontramos en plena campaña electoral, pero pocas semanas atrás dijo que “los impuestos nos están matando a los argentinos”, luego de lo cual propuso “bajar los impuestos en general”.

Como  suele decirse, del dicho al hecho, hay mucho trecho. Sin embargo, algunos impuestos sí se bajaron en el país y ya se están viendo los resultados positivos.

Menos retenciones, más actividad

Uno de los sectores que estaban más castigados con el kirchnerismo era el agrícola. A través de las retenciones a la exportación de los principales cultivos del país, se le confiscaba al agro parte de su riqueza. Por si esto fuera  poco, también estaba vigente el cepo cambiario, que funcionaba como un impuesto adicional a las ventas externas.

Si el productor vendía mercadería por USD 100, en lugar de recibir $ 1500 (la cotización en el mercado libre del dólar), el Banco Central solo le entregaba $ 900.

El gobierno de Cambiemos eliminó el cepo y las retenciones.  Después de ello, la producción agrícola reaccionó favorablemente.

En los primeros 5 meses del año, el sector “Agricultura, Ganadería, caza y silvicultura” creció 3,9% anual, ubicándose en el cuarto puesto de los sectores que más crecen el país.

Las cosechas de maíz y trigo, por su parte, están marcando récords históricos. De acuerdo con estimaciones oficiales, el maíz tendrá una cosecha de 46,5 millones de toneladas, siete millones más que la campaña pasada. Por el otro lado, en trigo se esperan 18,4 millones de toneladas, 62% más que en la campaña de 2015/2016.

Por si esto fuera poco, El Cronista reportó ayer que las ventas de trigo se duplicaron y las de maíz crecieron 23% interanual:

En trigo, las ventas de los productores a la exportación subieron 101% interanual, al totalizar poco más de 11,5 millones de toneladas al miércoles 2 último, contra algo más de 5,7 millones de toneladas que se habían comercializado a igual fecha del año anterior.

En cuanto al maíz, la exportación registró compras al 2 de agosto por 17,6 millones de toneladas, 23% superior a la de un año atrás cuando se habían reportado operaciones por algo más de 14,3 millones de toneladas del cereal.

Menos impuestos, precios más bajos

Otra reducción impositiva acometida por el gobierno de Macri fue la de los aranceles a las notebooks importadas. En una decisión con pocos  precedentes, el gobierno decidió eliminar el arancel del 35% que pesaba sobre la importación de notebooks, tablets y computadoras.

La medida, que entró en vigencia en febrero de este año, había comenzado a estudiarse a mediados de 2016, cuando los precios empezaron a reaccionar a la baja. De acuerdo con la consultora Gfk, “si se toma como punto de partida agosto de 2016, justo antes de que se conocieran las intenciones del Gobierno de introducir cambios en el arancel, las notebooks se abarataron entre 24% y 29% en términos nominales”. A eso, claro, hay que restarle la inflación.

Un dato oficial que sirve para medir la magnitud de la caída en los precios de las notebooks la ofrece el rubro “Equipos audiovisuales, fotográficos y de procesamiento de la información” que forma parte del IPC-GBA que divulga el INDEC.

 2017.08.01_Notebooks

Lo que se desprende del gráfico es que la inflación acumulada entre abril de 2016 y junio de este año fue de 30,9%. Sin embargo, los precios del rubro donde están las notebooks (que son equipos de procesamiento de información) cayeron en términos nominales un 5%, lo que resulta en una caída en términos reales de 27,5%.

La lección es clara: menos impuestos a la importación son productos más baratos para todos y mayor poder de compra.

Extender la medida a toda la economía

Lo mejor que puede hacer el gobierno para generar riqueza es no estorbar a quienes hace ello todos los días. Bajar los impuestos resulta en más producción, ventas y precios más bajos.

Es por ello que sería deseable que pongamos en práctica lo que dice Macri y bajemos los impuestos “en general”, en todos los sectores de la economía, recortando alícuotas y simplificando el sistema.

El único “pequeño problema” es que tenemos un déficit homérico y un gasto público récord. ¿Lo bajará el gobierno para dar margen a una verdadera reforma tributaria?

A pesar de algunas buenas intenciones, esto sigue siendo una incógnita.

Publicado originalmente en Contraeconomia.com

Sucribite ahora al Newsletter de Iván Carrino

Tené en tu email todos los contenidos y mejorá tus decisiones de inversión.

Comentarios

  1. Juan

    Jueves 17 de agosto de 2017 a las 2:16 pm

    Con la quita de subsidios energéticos y el sinceramiento de las tarifas vino un brutal aumento de precios escondido en los impuestos y tasas de las facturas.
    Si Macri REALMENTE quisiera bajar los impuestos hubiera bajado proporcionalmente el IVA y otras tasas en las facturas. Hoy “teóricamente” se ahorra el subsidio y recauda más, mucho más.
    Ejemplo: energía $ 10; $ 2,10 de IVA; energía a $ 20, $ 4,20 de IVA…
    Es simple!!

    Responder
Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>